Puigdemont no es el único: Abascal, Inda o Iglesias también han sido quemados