Inés Arrimadas se marcha del Parlament dejando el pabellón bien alto