Sergio Ramos tiene muy fácil jugar la final de Copa y Cristiano Ronaldo muy difícil