El Madrid está preocupado porque la recuperación de Jesé se ha complicado