Un árbitro de Primera división cobra de media más de 200.000 euros al año