Cristóbal Soria pegó las gafas de la mala suerte en la bancada merengue de Tiki Taka