¿Otro teatro de Neymar ante el Granada?