La afición de Osasuna la tomó con Diego Costa al grito de "puto español"