Así es una noche en el Calderón para conseguir una entrada para la final de Lisboa