Ryan Giggs comienza el partido como entrenador… y termina como futbolista