Repasamos las entradas más terroríficas del fútbol español en la noche de Halloween