¿Hay un fantasma en un partido en México?