Kiko Rivera recuerda una anécdota en el Pizjuán: "¡Que bote Torrente!"