Staten Island está libre de plagas y su alcaldesa desafía a los vampiros