El Maestro, a Eichhorst: “Tráeme a los niños”