Jim, infectado: “Tenéis que matarme”