Eph, a Jim: “Para mí, estás muerto”