Emmet, Jonas y la grabación de un entierro