La baliza, en manos del grupo de rescate