Una guerra nuclear depende de los Jennings