¿Una trampa de la CIA?