Los Jennings, unos maestros en disfraces durante la Guerra Fría
Las mil y una caras de Philip y Elizabeth
En la Guerra Fría cualquier desliz puede llevarte a la cárcel o a la muerte. Pelucas, bigotes falsos, gorros, gafas o maquillaje... Para no dejar huellas, el matrimonio de los espías rusos procura adoptar un nuevo look en cada misión que la KGB les encarga.