El traslado de Doña Cristina, inminente