Veintiún días esperando una ambulancia