Diego Serrano, lo que el ojo no ve