Un pasillo cerrado a diez metros de la tragedia en el Madrid Arena