El paralelismo entre Nixon y Rajoy