Las fianzas más altas, para De Cabo y Díaz Ferrán