Un ertzaina de Erandio, héroe por accidente