¿Quiere imponer la Comisión Europea una política económica perjudicial para España?