Cascos y Arenas, ¿dos copias ante el juez?