Bárcenas reparte sus ropas y puros para ganarse la confianza de los presos