La declaración de Rosario Porto no cuadra con la realidad