Una cuerda y una colilla son las pruebas que incriminarían a los padres de Asunta