El ministro Wert, abucheado