7 furgones y 100 policías para desahuciar a una joven de 28 años