El juez Castro y la abogada de Manos Limpias, sorprendidos en una terraza