Iñaki Urdangarin, más delgado que nunca