Albert Rivera, ¿la amenaza del PP?