Schwarzenegger, en el Valle de los Caídos