¿Tiene futuro la nueva ley Wert?