Los expresidentes y exministros, enchufados en la privada