Fabra se sienta en el banquillo tras diez años de investigación