Un colegio público de Madrid permite un mercadillo de exaltación franquista y pronazi