La alcaldesa de Cádiz abandona el pleno cuando un indignado toma la palabra