La Infanta Cristina pasó de cobrar 162.000 euros anuales a casi el doble