La estrategia de Castro para no levantar sospechas entre sus vecinos