Llevamos 1.000 días de recortes constantes