Ignacio González, sospechoso de vulnerar la ley con la adjudicación de contratos a dedo