Aguirre podría haber fraccionado contratos para realizar adjudicaciones a dedo